¿Puede una situación de mobbing o acoso laboral ser reconocida por el Instituto Nacional de la Seguridad Social como causa de incapacidad permanente total?

Si bien los organismos públicos se han mostrado reticentes al reconocimiento de la incapacidad permanente en estos supuestos de acoso laboral, recientemente IBERUM ABOGADOS ha obtenido sentencias favorables que han reconocido -en los casos de violencia psicológica sistemática y repetida, durante un tiempo prolongado y dentro del entorno laboral– una incapacitación para el desempeño de la profesión habitual.

Cabe indicar que, en uno de los procedimientos, el trabajador sufría cuadros de crisis de angustia y otros síntomas de depresión mayor diagnosticados, provocados por dicha situación de acoso, por los que se le reconoció una incapacidad temporal que, con el tiempo, se hizo crónica.

En estos casos, es el Instituto Nacional de la Seguridad Social quien reconoce la situación de incapacidad a los trabajadores que han sufrido acoso en el ámbito laboral. Y, una vez reconocida dicha incapacidad, el trabajador deberá someterse a revisiones anuales.

Los acosadores pueden ser compañeros de trabajo o superiores, y este comportamiento puede afectar a trabajadores de cualquier ámbito, ya sea en el sector privado o  público.

Ahora bien, en el caso que sea un superior jerárquico quien realice actos hostiles o humillantes que supongan un grave acoso reiterado en el tiempo contra el trabajador, con independencia del procedimiento de incapacidad permanente (que afecta únicamente al trabajador), el acosador podrá enfrentarse a un delito tipificado en el artículo 173.1 del Código Penal con una pena de prisión de seis meses a dos años.